LLUISA LLADÓ: «LA POESÍA ES UNA GRAN QUIMERA QUE NO MUERDE A NADIE»

Por: Isabel Rezmo

El pasado mes de mayo tuvimos la suerte de hablar con la poeta Lluisa Lladó en una entrevista cálida, serena y relajada.

Luisa es de las personas que entienden la poesía como un lugar desde donde poder reivindicar nuestra condición de mujer, de persona y poeta. Su último libro asi lo refleja «La Complejidad de Electra», Ediciones Torremozas 2020 . Teniendo como base la a figura de Electra, la poeta va más allá del mito en este poemario poliédrico, en el que aborda con maestría las distintas facetas de la naturaleza «compleja» de la mujer.

Hemos querido acercarnos un poquito más a su forma de concebir el verso, y la vida.

Lluïsa Lladó nació en Palma de Mallorca en 1971. Es Técnico Superior de Diseño y Artes Plásticas (Ilustración) y actualmente
finaliza sus estudios de Revestimientos Cerámicos en la E.S.A.D de Castellón.  Ha publicado en la revista literaria DeGlozel. Formó parte de la Tertulia Poética El Almadar, de Castellón y participó en su revista Azharanía. Resultó finalista en el concurso de
microrrelatos románticos Cachitos de Amor II (Acen, 2013); en el microcuento Fantàstics 2014 de Castellón y en el V Premio Internacional de Poesía en Segovia (2014).
Ha participado en la Antología Bilingue de «San Diego Poetry Annual» 2016-2017, presente en las bibliotecas y las universidades del sur de California y en la Antología internacional «Poeta en Nueva York. Poetas de tierra y luna» (Karima Editora) en 2018, entre otras.
Ha publicado los poemarios: Azul-lejos (Parnass, 2013); El bosque turquesa (Torremozas, 2014); La marquesa de seda (Unaria Ediciones, 2015) y El arca de Wislawa (Torremozas, 2017), y La Complejidad de Electra (Ediciones Torremozas, 2020).

RP: ¿Cuándo despierta en ti la poesía? ¿Qué sentido tiene para ti?

LL: La poesía despierta en la niñez y es un fenómeno indivisible a mi manera de ver el mundo. Su sentido es universal, no concibo la vida sin la poesía, todo está estrechamente ligado e interactúa.

RP: Sabemos  la importancia que tiene Wislawa  Szymborska en tu creación poética.

¿Qué le hace especial?

LL: Fue un tótem donde me agarré en un momento de desesperación, el cual me ayudó a superar una gran crisis existencial. Su descubrimiento me ayudó a crecer y a ser mejor persona.

RP: ¿Otros autores que te hayan marcado?

LL: La verdad, se hace difícil enumerar la cantidad de iconos de todos los estilos y épocas que me han influenciado,  porque son muchísimos (Gloria Fuertes, Federico García Lorca, Santa Teresa de Jesús, Dickinson, Sylvia Plath…)

RP: ¿Cuál es el último libro que has leído u que te haya marcado?

LL: El último libro que he leído se titula “Disidencia “del poeta valenciano  Javier Vayá, y marca por su crudeza y realismo sucio.

RP: las relaciones humanas desde el punto de vista de la feminidad como  relatas en tu poemario La Complejidad de Electra (Torremozas , 2020), ¿siguen siendo  un tema incomprendido?

LL: Sí,  sigue siendo un tema tabú. Y además está abordado de una manera intensa, metafórica y decadente en primera persona con temas humanos y de supervivencia en el contexto del maltrato y basados en preceptos sociales y educacionales del pasado.

RP: Podemos derivar la siguiente pregunta de la anterior: ¿Ser mujer en la literatura    sigue siendo complicado hoy por hoy? ¿Cuál es tu percepción?

LL: Afortunadamente la mujer en la actualidad tiene recursos y medios,  que no hace muchas décadas eran impensables en la literatura. Gracias a Internet, el posicionamiento laboral y la actividad editorial.

RP: ¿A la hora de crear cual el motor y el empuje?

LL: La pasión.

RP: Algo que consideres que debes cambiar a la hora de enfrentarte al texto poético.

LL: Debo reposar el texto poético el tiempo prudencial para revisarlo desde el raciocinio y no desde el temperamento emocional y el corazón.

RP: ¿Qué nuevos proyectos tienes  en mente?

LL: En principio, seguir peleando (en sentido figurado) mi último libro “La complejidad de Electra” de Torremozas y presentar este poemario cuando la situación sanitaria esté más estable.

RP: Para terminar agradecerte que te hayas asomado a este espacio; ¿algo que quieras destacar para nuestros lectores?

LL: Muchas gracias por vuestra amabilidad y por vuestra gestión en beneficio de la poesía. Y comentar a los lectores los múltiples beneficios de la poesía a nivel físico y psíquico y que se acerquen a ella, sin miedo, porque es una gran quimera que no muerde a nadie, al contrario te enriquece como persona, te salva y te ayuda a verbalizar situaciones comunes a la gente: la soledad, el duelo, el desamor, la alegría, el humor, el miedo, la injusticia, etc.

Me llamo Electra y soy tu hija

Mi padre con sus manos de panadero
amasaba el pan, fruto para la lengua humana.
Sus manos, alburas bíblicas de harina.
Esponjosas, tiernas ramificaciones del obrero.
Dedos que construían puentes entre los
edificios de azúcar
para la boca de los niños.

Sus manos destructoras, demoliendo a la madre,
machacando al ente.
La guerra.
Mi madre con un paño blanco detrás de la trinchera.
Ángel exterminador
intentando malear a la escultura.
El buen hombre que horneaba el pan al vecindario.
El demonio que me enseñó a sobrevivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.