LIU XIAODONG: «LA VIDA COTIDIANA A TRAVÉS DEL ARTE»

El Atril

Por: Isabel Rezmo

Liu Xiaodong es el heredero contemporáneo de la tradición de la pintura realista de la China moderna. Se le considera uno de los pintores al óleo más destacados de la China contemporánea, ofrece una alternativa, retomando muchos de los problemas que planteó la pintura conceptual y demostrando una forma en que la pintura de caballete se mantiene firme de nuevo. Es una figura destacada de los “neorrealistas”, un grupo dentro de la Nueva Generación, o xinshengdai , que alcanzó la mayoría de edad artística en la década de 1990.

A partir de esos años, comenzó a representar lo que un crítico llamó «observaciones diminutas pero fragmentarias de la vida» con una claridad instantánea, convirtiendo las herramientas previamente heroicas de la pintura al óleo en personajes y subjetividades en todos los niveles de una sociedad en rápido desarrollo y urbanización.

Liu Xiaodong es mucho más que un pintor, es un cuenta-cuentos, un periodista que usa pintura, al final, un cronista que se salió de su tradición para explorar vidas como la suya, pero en diferentes ámbitos.  Ubica la dimensión humana en problemas globales como el desplazamiento de la población, la crisis ambiental y la agitación económica, pero a través de composiciones cuidadosamente orquestadas, camina por la línea entre el artificio y la realidad.

Durante más de 30 años, ha estado pintando y documentando escenarios sociológicos, convirtiéndose en una figura clave en el movimiento neorrealista chino de la década de 1990, además de uno de los más respetuosos no solo por las formas de arte europeas y de occidente, sino por sus formas de supervivencia y el amor a sus cercanos.

Viajero inquieto combina  su enérgica curiosidad por la humanidad con una dedicación a la antigua y la confianza en el poder del arte y la pintura, ofreciendo así un paisaje paralelo de una frontera a menudo desconocida para el público que lo contempla.

“Mi interés es representar la realidad cotidiana, los temas universales de la humanidad, pues a pesar del caos, de la guerra las personas hacen el amor, comen, se reúnen”.

VIDA Y TRAYECTORIA

Liu Xiaodong nació en Jincheng, una ciudad industrial en el norte de China en 1963, una época en la que vivir en ciudades pequeñas en China todavía era extremadamente difícil. Considerando el arte como un camino posible hacia un futuro mejor, sus padres lo enviaron a vivir con su tío, quien anteriormente se había formado como pintor. Aquí, Xiaodong aprendió a usar acuarelas para copiar a los maestros británicos y también a la escuela rusa de pintura.

En 1980, fue admitido en la escuela secundaria afiliada al Instituto Central y luego asistió a la Academia Central de Bellas Artes. Después de graduarse en 1988, comenzó su carrera como pintor profesional, participando en varias exposiciones en China. A lo largo de 1993 y 1994, Xiaodong pasó varios meses pintando y viajando por Estados Unidos, donde en 1994 se casó con la pintora Yu Hong. Al regresar a China, se convirtió en profesor en el departamento de pintura al óleo de la Academia de Bellas Artes y se ha convertido en uno de los pintores chinos más destacados de su tiempo.

 La práctica de Xiaodong se centra en la vida cotidiana de las personas. Describe predominantemente las condiciones de vida de la gente común en una era de transformaciones sociales y económicas monumentales. En los últimos años, ha viajado mucho para pintar la vida tanto en China como en el extranjero, y ha realizado exposiciones individuales en todo el mundo, más recientemente en Italia, Alemania, Gran Bretaña y Dinamarca. Describe predominantemente las condiciones de vida de la gente común en una era de transformaciones sociales y económicas monumentales.  

En la actualidad vive y trabaja en Beijing, pero ha emprendido proyectos en Japón, Italia, el Reino Unido, Cuba y Austria, y más cerca de casa, en Jincheng, en la provincia nororiental de Liaoning, China, donde nació en 1963. Tiene un BFA y un MFA en pintura de la Academia Central de Bellas Artes de Beijing (1988, 1995), donde ahora es profesor titular. Continuó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, España (1998–99).

A principios de la década de 2000, Liu decidió cambiar su enfoque. Los temas abyectos siguieron siendo su enfoque pictórico, pero la escala y el efecto de los fondos cambiaron precipitadamente. Desconfiar de las pretensiones épicas de la pintura de historia había sido parte del ADN cultural específico de sus pares de los 90, pero comenzando con la monumental Población desplazada de las Tres Gargantas  en lugar de retratar a los desposeídos socialmente en su propio contexto cotidiano, el artista los colocó frente a vastos panoramas, en este caso el sitio de construcción de la presa de las Tres Gargantas en el río Yangtze.

 Three Gorges es, por supuesto, uno de los proyectos públicos más grandes y controvertidos en la historia moderna de China, y la propia presentación del gobierno generalmente invoca la más grandiosa de las narrativas: la domesticación heroica de la naturaleza rebelde, etc.

Liu ha continuado trabajando con cineastas para documentar sus pinturas y temas en todo el mundo, realizando más de 20 películas.

1990: protagonizó la primera película rodada por su amigo el director Wang Xiaoshuai, titulada Dōng chūn de rìzǐ.

1993: Participó como director de arte en la película Běijīng Zázhǒng,  dirigida por Zhang Yuan.

2006: Protagonizó el documental Dōng, dirigido por Jia Zhangke. Esta película participó en 2006 en el Festival Internacional de Cine de Venecia y fue candidata al León de oro.

Figura entre los artistas chinos más cotizados del mercado (Artnet). En 2014 Disobeying the Rules (1996) fue vendida a un coleccionista europeo por 8.5 millones de dólares, cifra que superó récords.

OBRA

Su pintura realista se caracteriza por una aparente objetividad a pesar de las zonas de conflicto que ama retratar, como Palestina, Israel y el Tíbet, entre otras, eliminando el componente conflictual.

Sus composiciones están pintadas con pinceladas sueltas y casuales y llenas de significado.   Pinceladas fuertes, colores vivos y formas precisas. Mientras trabaja de la vida y a menudo en plein air , elige modelos para proporcionar narrativas auxiliares a paisajes o situaciones.

Desde series recientes de ubicaciones específicas, como Transgénero/Gay en Berlín, con retratos de la mujer transgénero Sasha Maria que se presentaron en la primera retrospectiva integral de Liu, ‘Slow Homecoming’ en Düsseldorf, hasta su serie londinense Half Street (2013), también como The Hotan Project (2012-13) en la provincia china de Xinjiang, Liu también ha creado una máquina de pintar automatizada titulada Weight of Insomnia (2016), que traduce una transmisión de vídeo digital de flujos de tráfico y movimiento humano en tiempo real en un nuevo cuerpo de pinturas que rastrean el tiempo, la memoria y el comportamiento.

 En  Fronteras (2021) actualmente en el Dallas Contemprary, Liu se integró a las comunidades de la región de Texas, documentando individuos, lugares y sociedades contemporáneas. Describe un mundo variado, animado y enriquecido por la diversidad, donde los valores familiares y colectivos se destacan como medios comunitarios primordiales para la paz y la fraternidad. Al hacerlo, Liu reevalúa la pintura en la era de Internet y los algoritmos e invoca implícitamente la condición actual, en la que los humanos y otros objetos co-crean recíprocamente el mundo tal como lo conocemos.

En Migraciones (2016) dedica a un tema sensible si se considera que Europa enfrenta su peor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial. En ella  analiza dos tipos de migración. La primera, económica, referente a la mayor comunidad china en Italia, asentada en la periferia oeste florentina y en la cercana Prato. La segunda, la actual, es política, donde los refugiados medio-orientales y africanos llegan a Europa huyendo de la guerra.

«El tiempo es una especie de misterio. El tiempo es lo que dota a una pintura de un sentimiento estético y el tiempo le da a la gente una apreciación de una pintura. Así que el tiempo es lo que determina si el arte es genial.«

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.