LA VERDAD DE LA POESÍA.

Por: Kepa Murua

Dicen que la poesía es inútil hoy. Que la poesía es de los poetas que escriben encerrados en sus habitaciones sin mirar a la vida que pasa ante sus ojos. Dicen que en este mundo moderno la palabra escrita dejó parte de su razón en la pérdida de su alocado sentimiento. Dicen que los poetas intentan conducir a la poesía a su íntimo sueño. Que investigan el significado de su voz porque nunca han tenido la oportunidad de hacerlo como hombres. Dicen que en el origen de las cosas, la poesía no tiene sentido: que no cambia el mundo, que no cura las heridas de la vida, y tampoco en el amor se compromete a solas con sus semejantes. Dicen que en realidad somos lo que no somos y vemos lo que no vemos con extrema sencillez. Pero la voz es la emoción de las palabras cuando cobran sentido y en la garganta se siente el nervio de la lengua aferrándose a los mil sonidos desconocidos del cuerpo, y esa es su función poética: el sufrimiento de esas palabras por dar cuenta de lo que vieron, vivieron y las huellas que quedan en el alma. Lo que era verdad y que apenas intuíamos cuando la emoción estaba allí como estaba presente antes de que surgiera el poema. La poesía enciende la luz del mundo, cubre la oscuridad, el cielo y la ira, no cambia el mundo ni pretende con su grito nada, pero corre veloz con su ruido y su atmósfera envolvente, es la voz de hoy, como la de ayer y la del mañana.

2 comentarios en «LA VERDAD DE LA POESÍA.»

  • octubre 12, 2021 a las 2:25 am
    Enlace permanente

    la poesía es la voz del alma, no está sujeta a la lógica, es dislocación de los sentidos, es interpretación de los sueños, no está sujeta a sintaxis, es unidad de contrarios, es pulso cardíaco, es invento, es espejo, es catarsis…

    Respuesta
  • octubre 13, 2021 a las 5:56 pm
    Enlace permanente

    Hoy la poesía se entiende como mero artificio de palabras que componen imágenes, de mayor o menor belleza, o conceptos de mayor o menor profundidad e intensidad sentimental o emocional. Pero la poesía no es eso. Utiliza las palabras, sí. Busca crear imágenes bellas, así como emociones y sentimientos profundos, pero no es eso.
    Las palabras no están hechas para la poesía, porque están pensadas y han nacido para transmitir el mensaje en términos racionales. Ocurre, sin embargo, que el hombre no es solamente racional, sino que tiene emociones, sentimientos, contradicciones, comportamientos irracionales y no solo es consciente, sino que dispone de una parte que es subconsciente o incluso absurda.
    Las cosas tienen una esencia que va más allá de su apariencia y pueden ser percibidas de muchas maneras. Pues bien, el único lenguaje del que disponemos para transmitir esa percepción compleja, en toda su plenitud y a la vez, es el lenguaje de la poesía.
    El arte consiste en utilizar las palabras pensadas para otra cosa, de manera que se les puedan arrancar significados para las que no están pensadas, relacionarlas de modo que produzcan ideas o imágenes inéditas e insospechadas, transmitiendo percepciones que muchas veces no comprendemos, pero que percibimos como auténticas, propias y que saben llegarnos al alma.
    Y todo ello expresado de modo que produzca en el lector el gozo de estar disfrutando de algo bello y trascendente en el fondo y en la forma.
    En mi opinión, esto es poesía.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.